Manos Unidas Cuenca apuesta por contagiar solidaridad y amor por la lectura en su rastrillo de libros de segunda mano

La organización católica retoma, tras el parón de la pandemia, esta iniciativa que les permite recaudar fondos para sus proyectos

Tras el parón obligado por la pandemia del año 2020, Manos Unidas Cuenca ha recuperado uno de sus eventos tradicionales de la capital, el rastrillo solidario de libros de segunda mano que se celebra en el local de La Carbonería, en la calle Las Torres.

Son ya siete ediciones de este mercadillo que permite a la organización católica recaudar fondos para financiar proyectos en los más de 50 países donde está implantada.  Encarnación Pérez, delegada de Manos Unidas en Cuenca, firma destaca que las donaciones de libros que reciben cada año son muy numerosas gracias a la “generosidad admirable” de los conquenses. 

En esta ocasión, además, se ha acumulado el material que Manos Unidas ha recibido en dos años, por lo que los fondos del rastrillo este año son abundantes. “Estamos desbordados, hemos tenido que decir a algunas personas e instituciones que no nos envíen más, porque el rastrillo está a rebosar y tenemos cajas llenas para ir renovando a medida que vayan saliendo libros”, explica Pérez. 

Manos Unidas Cuenca no tiene una nave donde almacenar todo este material, por lo que“si alguien nos quisiera prestar una que tengan desocupada podríamos guardarlo allí, a nosotros nos vendría fenomenal”, comenta la delegada.

rastrillo manos unidas cuenca

Entre los miles de libros que están a la venta en el rastrillo se pueden encontrar obras de todos los géneros y de distintas épocas. Destaca una enciclopedia completa ilustrada de Espasa Calpe, compuesta por 139 tomos. “A la gente que le gusta leer, aquí tiene una oportunidad estupenda y su donativo, a pesar de que es de un importe mucho menor que el del valor del libro, va a tener una gran rentabilidad humana”, señala Pérez.

Con esta iniciativa, Manos Unidas Cuenca quiere que el único contagio del que hablemos ahora que la pandemia empieza a remitir sea el de la solidaridad. “Venimos de un momento en el que la palabra contagio genera preocupación, depresión y miedo, pero también hay contagios positivos: de generosidad, de entusiasmo, de  solidaridad… De caridad, en definitiva”.

El rastrillo solidario de libros estará abierto hasta el día 20 de octubre, en horario de 12 a 14 y de 17:30 a 20:30 horas.

/Jesús Huerta/

Botón volver arriba