El Gobierno regional se reúne con representantes del sector cinegético para escuchar sus propuestas y trasladarles su apuesta como motor de desarrollo sostenible en el medio rural

Castilla-La Mancha cuenta con unas 110.000 licencias de caza masculinas y 1.200 femeninas. Gracias a una medida pionera en España, a partir de la próxima campaña las licencias de caza y pesca serán gratuitas para los residentes en la región

El presidente del Ejecutivo regional, Emiliano García-Page, se ha reunido este jueves con representantes del sector cinegético para conocer de primera mano un estudio realizado por este sector que analiza la situación actual de la caza y su potencialidad como motor de desarrollo económico en el medio rural de Castilla-La Mancha.

En dicha reunión, que se ha llevado a cabo en el Palacio de Fuensalida, ha participado el consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, quién ha destacado tras este encuentro que “la caza ética, sostenible y respetuosa, ayuda a dinamizar territorios y fijar población en zonas rurales”, motivo por el cual, “desde el Ejecutivo autonómico tenemos claro que es muy importante trabajar junto al sector cinegético, tal y como estamos haciendo, con estos mismos objetivos”.

Facturación anual de unos 600 millones de euros

Según estimaciones, la caza genera en Castilla-La Mancha alrededor de 6.500 empleos fijos, con unos 1.700.000 jornales al año, así como una facturación anual de unos 600 millones de euros.

El informe de la Fundación Artemisan ha sido realizado tras llevar a cabo 409 entrevistas. En el mismo, esta Fundación, que agrupa a organizaciones del ámbito cinegético, federaciones de cazadores, propietarios privados, empresas y particulares, refleja que el 64 por ciento de los habitantes de Castilla-La Mancha (10 puntos por encima de la media nacional) considera la caza necesaria, entre otros motivos, porque es una herramienta adecuada para controlar la sobreabundancia de poblaciones de especies cinegéticas, minimizando daños a la agricultura, enfermedades a la ganadería o reduciendo incidentes de seguridad vial.

Reunión con representantes de la Federación Regional de Caza y de la Fundación “Artemisan”

Sin embargo, este mismo informe pone de manifiesto que solo el 40 por ciento de la población en Castilla-La Mancha cree que los cazadores contribuyen a la protección de animales y a la conservación del medioambiente, un aspecto en el que el Gobierno regional considera importante profundizar junto al sector y otros grupos de interés, para avanzar juntos en la mejor comunicación hacia la sociedad sobre el valor que la gestión cinegética ética y sostenible tiene como herramienta de gestión para garantizar el equilibrio en los ecosistemas.

Gratuidad de las licencias de caza y pesca

El consejero de Desarrollo Sostenible ha destacado que, a partir de la próxima campaña, las licencias de caza y pesca serán gratuitas para los residentes en Castilla-La Mancha, “una medida pionera a nivel nacional que ya adelantó el propio presidente, García-Page, durante el Debate sobre el Estado de la Región”. Actualmente, en Castilla-La Mancha hay unas 110.000 licencias de caza masculinas y 1.200 femeninas.

Al respecto, Escudero ha subrayado que esta decisión refleja la importancia que “le damos al papel que desempeña la actividad cinegética en la región, donde la caza sostenible y respetuosa con el entorno forma parte de nuestras raíces, de nuestra cultura y del modo de relacionarnos con la naturaleza, además de jugar un importante papel en la biodiversidad y en el control de enfermedades y plagas en especies cinegéticas”. 

Reunión con representantes de la Federación Regional de Caza y de la Fundación “Artemisan”

Asimismo, el consejero ha señalado el valor de la compatibilidad de la caza en los espacios de la Red Natura 2000 y en los Parques Naturales de la región, donde se compatibiliza caza y conservación y con ello se otorga conjuntamente un valor diferencial al territorio también en el marco del turismo de naturaleza.

Por último, ha recordado que la práctica de la caza social ha sido recuperada gracias al Gobierno de Emiliano García-Page en tres cotos sociales propiedad de la Junta de Comunidades para uso público, como son el de Cañadillas, en Sevilleja de la Jara (Toledo), con las especies cinegéticas de ciervo y jabalí; el de Cuarto Alarcón, en Ayna (Albacete), con ciervo, jabalí y cabra montés; y a estos dos el Gobierno regional ha sumado este año un tercer coto social, el de Oriñuela, en San Pedro (Albacete), con las especies cinegéticas de ciervo, jabalí y cabra montés. En él se está trabajando para acreditar el valor de la gestión cinegética como herramienta de conservación de la biodiversidad a través de herramientas de certificación de la sostenibilidad.

Reunión con representantes de la Federación Regional de Caza y de la Fundación “Artemisan”

En esta reunión con el sector cinegético de la región, además del presidente García-Page y el consejero, han estado presentes el viceconsejero del Medio Ambiente, Fernando Marchán; el director de Medio Natural y Biodiversidad, Félix Romero; el presidente de la Fundación Artemisan, José Luis López Schümmer; el presidente de la Federación de Caza de Castilla-La Mancha, Agustín Rabadán; y el presidente de Aproca Castilla-La Mancha y director de la Fundación Artemisan, Luis Fernando Villanueva. 

Botón volver arriba