Bajan las restricciones en las residencias de mayores de Castilla-La Mancha

Resolución de la Consejería de Sanidad

La Consejería de Sanidad de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ha modificado las medidas para los centros, servicios y establecimientos de servicios sociales de la región, de forma que permite las actividades grupales y el uso de zonas comunes dentro del centro, asegurando que los residentes usen la mascarilla en espacios cerrados siempre que no se pueda garantizar la distancia de seguridad.

La resolución de la Consejería de Sanidad, publicada este lunes en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM), entra en vigor este mismo lunes con efectos hasta el 10 de diciembre y en ella se tiene en cuenta que los indicadores de riesgo de transmisión de la covid-19 se sitúan en la comunidad autónoma en niveles de riesgo medio bajo, tanto en la población en general como en los mayores de 65 años.

Como medidas generales, la resolución especifica que se informará a las personas residentes, trabajadoras y familiares que, aunque existe un “riesgo significativamente menor” de padecer covid-19 tras la vacunación, el riesgo no desaparece por completo, ya que la vacuna no garantiza una protección total a todas las personas vacunadas.

En este sentido, se establece el uso obligatorio de mascarillas para todas las personas residentes cuando se encuentren en espacios comunes cerrados, siempre que no se pueda garantizar la distancia de seguridad, salvo para aquellas personas que por sus patologías no puedan cumplir este requisito.

Además, se permitirán las actividades grupales y el uso de las zonas comunes dentro del centro asegurando el cumplimiento de lo dicho con anterioridad.

La resolución también señala que la detección de un solo caso positivo -ya sea persona residente o trabajadora- se considerará un brote a efectos de intervención, y deberá ser comunicado inmediatamente al servicio de epidemiologia de las delegaciones provinciales e implicará la puesta en marcha de las medidas de actuación que dicho servicio tenga establecido.

Además, el régimen de visitas y salidas de los centros se mantendrá con normalidad y las personas responsables de los centros informarán a los visitantes de las medidas de prevención e higiene contenidas en el Plan de Contingencia del Centro, si bien la persona que acuda a la visita no ha de presentar cuadro clínico compatible con coronavirus.

Asimismo, se llevará un registro de las salidas, así como de su retorno y de todas las personas visitantes, en el que consten los datos identificativos y de contacto de la persona visitante, para poder realizar trazabilidad en caso de brote.

En cuanto a los nuevos ingresos, reingresos, traslados y estancias temporales a las residencias de personas mayores, viviendas de mayores, viviendas para personas con discapacidad y centros de atención a personas con discapacidad grave, los nuevos ingresos, reingresos, traslados y estancias temporales se mantendrán con normalidad.

En relación al personal de atención directa con los mayores, se recomienda que a los trabajadores no vacunados no se les asigne el cuidado de las personas residentes no vacunadas y, en su caso, a las que aún no hubieran completado la pauta de vacunación.

Además, a las personas trabajadoras que rechacen la vacuna o que no hayan completado su vacunación, se recomienda realizar control de temperatura diaria y pruebas diagnósticas de infección activa dos veces por semana.

Botón volver arriba