El acusado de asesinato en Almansa asegura que fue para defenderse y pide perdón: “No quería hacerlo”

Así lo ha asegurado este martes en la Audiencia Provincial de Albacete

El acusado de matar a un hombre en Almansa (Albacete) cuyo cadáver dejó en la bañera de su propio domicilio, durante un mes y medio, ha reconocido en el juicio que “sí, le disparé” pero que fue porque la víctima entró en su casa pegándole, ante lo cual “me asusté, cogí el arma y le disparé, pero sin pensarlo”, ha dicho.

El acusado ha asegurado que “no lo había planeado. No tenía ningún plan para matarlo” y ha explicado que llevó la carabina de su padre al encuentro con la víctima “por si se ponía violento”, para conseguir “que se fuera” de su casa, puesto que no era la primera vez que le pegaba por una deuda que mantenía con el fallecido por “trapicheo de drogas”.

Esta ha sido la versión que el acusado ha defendido durante las más de tres horas que este martes ha estado declarando en el proceso que se sigue contra él en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Albacete, con jurado popular.

Declaración del acusado en la Audiencia Provincial de Albacete – Foto: EFE / POOL

Ha declarado este martes en Albacete

Ha reiterado que “le disparé sin pensar, no había planificado nada” y ha defendido que los disparos -que impactaron a la víctima en la cabeza- fueron “sin saber dónde ni cómo”.

También ha indicado que le disparó en el baño por lo que desconoce cómo podía haber restos de sangre de la víctima en el lateral de una nevera que se encontraba en la entrada del domicilio.

Ha pedido “perdón a todos, porque lo que hice fue un error” y ha asegurado que una vez que dejó el cuerpo del fallecido en el baño ya no volvió a su piso, puesto que él residía con sus padres.

En este sentido, ha dicho que “buscaba excusas” para no ir a abrir ante las reiteradas llamadas del presidente de la comunidad de vecinos por el mal olor que salía de la vivienda, a quien respondió “que sería una carne de caza que se ha estropeado”.

Cuando el presidente vecinal denunció el mal olor ante la Guardia Civil, el padre del acusado fue quien abrió a los agentes porque, según ha explicado el procesado, “fui a casa de mi hermana, donde estaba mi hijo, para despedirme de él”, antes de ver a su padre y decirle que le acompañara al cuartel de la Guardia Civil de Almansa, donde se entregó.

Los hechos que se juzgan ocurrieron el 1 de agosto de 2018 y no fue hasta 40 días después cuando se encontró el cuerpo del fallecido, propietario de una empresa en Almansa y cuya familia había organizado un operativo de búsqueda que había trascendido a los medios de comunicación.

infoCLM

Periódico Digital de Castilla-La Mancha con todas las noticias de Ciudad Real, Toledo, Cuenca, Guadalajara y Albacete
Botón volver arriba